Murió el adolescente baleado por un policía en Barracas

Lucas González, el futbolista de 17 años de las inferiores de Barracas Central que fue baleado el miércoles en la cabeza por un efectivo de la Policía de la Ciudad, murió en el Hospital El Cruce, de Florencio Varela, donde se encontraba internado.

En tanto, los policías que participaron del operativo en el que fue baleado el joven estaban vestidos con ropa civil, se movilizaban en un vehículo sin identificación y ya fueron pasados a disponibilidad, según confirmaron voceros de la investigación

"Mataron a mi sobrino. Queremos pedir Justicia por Lucas. Lucas va a seguir en nuestros corazones y en los corazones de mucha gente", dijo Emanuel, tío del futbolista, en la puerta del centro asistencial.

El presidente Alberto Fernández habría coordinado recibir este jueves a las 19 Cintia González, madre de la víctima a las 19 en el despacho presidencial de Casa Rosada.

Según las fuentes, la mujer había enviado un mail a la cuenta de Presidencia y el propio Fernández se comunicó con ella.

La madre del menor fallecido denunció que su hijo, fue víctima de un caso de "gatillo fácil" por parte de efectivos de la Policía de la Ciudad, que los los efectivos "tiraron a matarlo" y que le "plantaron" un arma de fuego para simular un enfrentamiento.

El hecho ocurrió el miércoles a las 9.30 cuando, en circunstancias que aún son materia de investigación judicial, el adolescente y tres amigos se movilizaban en un Volkswagen Suran azul y, al detenerse en un kiosco situado sobre la calle Luzuriaga, de Barracas, fueron interceptados por efectivos de civil de la Comisaría Vecinal 4C quienes, según su versión, creyeron que iban a cometer un robo.

La policía dijo que los jóvenes se negaron a ser identificados, embistieron con el vehículo a dos efectivos y tras una persecución a los tiros que se extendió hasta el cruce de Alvarado y Perdriel, el futbolista fue hallado herido de dos tiros en la cabeza en el asiento del acompañante, dos de sus amigos fueron detenidos y un tercero escapó, aunque más tarde se presentó en sede policial con su madre y quedó aprehendido.